jueves, 13 de marzo de 2014

Grandes Fotógrafos: Diane Arbus


Presentamos a uno de los más grandes fotógrafos de la Historia: Diane Arbus

Diane Arbus (nacida Diane Nemerox) es un caso cautivador: no solo por sus fotografías, sino por su vida.

Es considerada una figura básica en la fotografía documental contemporánea . Sus fotografías se especializaron en gente marginada, al borde de la aceptación, o lo que en la época se consideraba "gente fuera de la norma". Su trabajo fue tan controvertido que resuena aun.

Diane nació en marzo de 1923, hija de una familia acomodada. A los catorce conoció a Allan Arbus, un muchacho cinco años mayor que ella con quien se casó 4 años mas tarde. El joven Allan la inició en los misterios de la fotografía y pronto descubrieron que tenían fantasías exhibicionistas comunes. A Diane le gustaba masturbarse en su ventana que daba a la 5 avenida, sabiendo que los vecinos podrian verla si querían La pareja abrió un estudio fotográfico en el cual trabajó durante más de 10 años, haciendo campañas publicitarias y de moda para revistas como Vogue y Harpers`s Bazaar, entre otras.

Entre 1955 y 1957, comenzó a estudiar con Lisette Model. Model la animó a concentrarse en fotografías personales y desarrollar lo que Model reconoció como un increíble ojo para la fotodocumentación.

Entonces, un día, Allan la llevo a ver una película que cambió lo que ella quería fotografiar:




Patricia Bosworth escribe:
“(Allan) Se llevó a Diane a ver Freaks, la película de Tod Browning, de 1932; Dan Talbot la había reestrenado en el New Yorker Theatre, del Upper West Side, que era de su propiedad. La película cautivó a Diane, porque los monstruos no eran imaginarios sino reales, y esos seres —enanos, idiotas, contrahechos— siempre habían sido para ella motivo de atracción, de reto y de terror, porque constituían un desafío a muchas convenciones. A veces, Diane pensaba que su terror estaba vinculado a algo que yacía en lo más profundo de su subconsciente. Cuando contemplaba el esqueleto humano o la mujer barbuda pensaba en un ser oscuro y antinatural que llevaba oculto dentro de sí misma. En su infancia le habían prohibido que mirara todo lo que fuera “anormal”: un albino con los ojos rosa a medio cerrar, un bebé con labio leporino o una mujer gorda como un globo debido a alguna misteriosa deficiencia glandular. Como se lo habían prohibido, Diane los miraba con más atención, y desarrolló una profunda simpatía por toda rareza humana. Esas criaturas extrañas habían tenido madres normales, pero habían salido del útero alterados por una misteriosa fuerza que no llegaba a comprender”.
Desde entonces, los sujetos marginales se convirtieron en su obsesión: enanos, gigantes, transexuales, nudistas, artistas de circo, o personas con síndrome de dawn eran comúnmente rechazados por la sociedad. Ella los retrato con pasión y respeto.























Arbus tenia miedo que la gente la conociera solo como "fotógrafa de Freaks", pero así es como al final fue conocida.

En 1967 se inaugura la muestra “New Sensations” y los retratos de freaks cazados por Diane  reacciones contrarias. Hay gente que los ama y gente que los odia, aunque pronto la comunidad comienza a ver que está´n en frente de una fotógrafa única. Le comienzan a aparecer contratos para Harper’s Bazar y Esquire  donde le encargan retratar  escritores, actores, actrices y poetas.

Pronto, fotógrafos como Avedon le reconocen su genialidad:

En su plano personal, no obstante, las cosas no iban bien, y su vida comenzaba a parecerse peligrosamente a su obra. Comenzó a descuidarse. Duraba semanas con una misma ropa. Comenzó a tener una actividad sexual muy aleatoria, acostándose con cualquiera. Corría el rumor que se acostaba con sus sujetos fotografiados. Se especializó en fotografiar orgías. Las depresiones se hicieron más frecuentes. Su situación económica fue precaria. ya que recibía encargos pero luego no se publicaban.

Un 27 de julio Diane Arbus se suicidó. Se tomado pastillas para dormir y se había cortado las venas. 

Contenido Relacionado
SERIE GRANDES FOTÓGRAFOS